La Opinión San Nicolás – La pelea más insólita de la historia: duró un segundo y no hubo ni una piña